8.4.11

comunidades


 Pic: Sinagoga de la calle Rumbach (Sinagoga Pequeña) Budapest, Hungria, 2010

Mi sobrina mayor nos sumió a toda la familia en el judaísmo durante cuatro días, y fueron de mucha emoción.
Más que Dior, lo que me reafirma a mí, son mis antepasados, su dolor, y su desaparición.
Otros ingredientes se suman, y no te dudo un instante quién soy.


En esos mismos días, un fallo judicial reconoció el genocidio Armenio por parte del Estado Turco. Y fue una gran emoción. Un poco de la verdad y justicia que uno siempre busca encontrar.
Acompañando a otra colectividad en el sentimiento, también lo hice en presencia.
En el acto, un abogado de la demanda, de la Fundación Luisa Hairabedian , explicó, entre otras cosas,  de su visita a Armenia, de su sensación al visitar una vieja iglesia convertida en depósito de carbón. No puedo recordar sus palabras, pero sé que en ese momento describió la sensación que tuve yo al visitar una sinagoga, utilizada como 'depósito humano', destruída, y reconstruída sólo parcialmente, en Budapest.


Porque todos somos a nuestra propia y compartida, imagen y semejanza.


3 comentarios:

bronco dijo...

El tema de la semana.

Alelí dijo...

yo no pertenezco a ninguna "colectividad" pero siempre me duele el sufrimiento humano y la injusticia. de todos nosotros, todos la ejercemos de una u otra manera...y ahí sí, creo que tenemos que mirarnos como seres humanos, eso seres humanos en el intento de ser personas.

besos

pics 'n' roll dijo...

A eso iba Alelix, compartiendo imagen y semejanza, la empatía es casi obvia; aunque no siempre se da, y es uno de los fallos de esta especie.

Bro, aflojá con los chiclets, o la próxima no te saludo, sentís? sorry, es más fuerte que yo, es más, soy yo.

Baci!